Volver a Inicio

Ramadán: Ayuno musulmán

 

Adaptado de The Review of Religions, enero de 1930, vol. XXVIX

En el Sagrado Corán, el ayuno se ha prescrito desde el amanecer hasta el atardecer en el mes lunar de Ramadán. Es una disciplina que promueve la justicia y hace que sea más fácil para un buscador escalar alturas espirituales. Quien está ayunando se da cuenta de todas las recompensas Divinas, y el ayuno lo ayuda a emplearlas de manera beneficiosa.

یٰۤاَیُّہَا الَّذِیۡنَ اٰمَنُوۡا کُتِبَ عَلَیۡکُمُ الصِّیَامُ کَمَا کُتِبَ عَلَی الَّذِیۡنَ مِنۡ قَبۡلِکُمۡ لَعَلَّکُمۡ تَتَّقُوۡنَ

 

¡Oh creyentes! se os prescribe el ayuno, como fue prescrito a los que os precedieron, para que seáis justos.

[El Sagrado Corán – Capítulo 2:184]

En el verso anterior, a los musulmanes se les dice en primer lugar que el ayuno no es una institución nueva. No es una nueva carga puesta sobre ellos; Es una institución muy antigua y todas las naciones que han pasado antes que ellas y entre las cuales aparecieron profetas se les ordenó observar ayunos. En segundo lugar, se les dice que no deben considerar el ayuno como una carga inútil; está destinado a su bien y la principal ventaja que obtendrán será que aprenderán a ser piadosos.

¿Cómo el ayuno conduce a la piedad? Para entender esto, debemos ver qué debe hacer un guardián de ayunos. Se le exige que se abstenga de la complacencia de sus apetitos desde el amanecer hasta el atardecer, durante un mes entero. Puede tener muchas cosas buenas para comer y beber, pero en obediencia al mandato de Dios, no las tocará durante estos tiempos de ayuno.

Ahora, cuando ha practicado evitar lo que de otro modo sería legal para él, simplemente para buscar el placer de Dios, se vuelve más fácil para él evitar aquellas cosas que su divino Maestro ha declarado ilegales. Cuando, por ejemplo, durante sus ayunos, no probó la comida que se había ganado por medios legales y practicó esta abstinencia durante un mes completo, ¿cómo podría esperarse que pruebe una comida que no se había ganado tanto? Por lo tanto, el ayuno conduce a la piedad.

Nuevamente, no es solo por la complacencia de su apetito que se requiere que un musulmán se abstenga durante su ayuno; él también debe abstenerse de todo tipo de palabras falsas y acciones falsas. «Si no te abstienes de las palabras malignas y los actos malvados», dijo el Santo Profeta (sa) , «Dios no necesita que te abstengas de comer y beber». Para la aceptación de los ayunos, es esencial que la persona que ayuna también se abstenga de todo tipo de malas palabras y malas acciones.

De manera similar, dijo el Santo Profeta (sa) : “Cuando ayunas, no abuses de nadie ni pelees con nadie; y si alguna persona pelea contigo, aléjate de él, diciendo: «No puedo pelear contigo, porque estoy observando un ayuno». Marque cómo el ayuno está destinado a enseñar a un musulmán no solo a llevar una vida inocente e impecable, sino también a vivir como un ciudadano amante de la paz.

Una vez más, no solo se requiere un guardián de ayunos para evitar todas las formas de maldad, sino que también se le exhorta a practicar la caridad. El Santo Profeta (sa), dice una tradición, «era el más liberal de los hombres, pero en el mes de Ramadán era más liberal que un vendaval».

Por lo tanto, el ayuno es una especie de ejercicio al que se somete un musulmán para que le resulte fácil no solo abstenerse de todo tipo de maldad y vivir pacíficamente como ciudadano respetuoso de la ley, sino también hacer el bien a su prójimo. seres

El ayuno también tiene otro propósito. El Islam ordena a los ricos y acomodados que ayuden a sus hermanos menos afortunados; y el ayuno está diseñado para prepararlos para este propósito. Al ayunar pueden darse cuenta de los problemas y el dolor que los pobres y los indigentes tienen que sufrir debido a su pobreza. A menudo sucede que los pobres no tienen nada que comer, y tienen que permanecer sin comida durante días. Pero los ricos que no han tenido ocasión de experimentar hambre no pueden darse cuenta por completo de la angustia de los pobres hambrientos. El ayuno, sin embargo, brinda esa ocasión. Mientras se mantienen rápidos, tienen que ir sin comida y bebida desde el amanecer hasta el atardecer; y sintiendo así una pizca de hambre y sed, llegan a saber lo que realmente significan los sufrimientos de los pobres y los indigentes.Así, los sentimientos de simpatía por los pobres se engendran en sus mentes y se les hace amar aún más a los pobres.

El ayuno también tiene una lección para los pobres. «Todo acto de virtud tiene una recompensa», dijo el Santo Profeta (sa) , «que varía en grado; pero el ayuno es un acto del cual Dios mismo es la recompensa. El hombre ayuna por Dios y Dios mismo será su recompensa «. Por lo tanto, el ayuno se considera una acción de la más alta virtud que trae la mayor recompensa, y la lección que los pobres pueden aprender de esto es que si soportan los sufrimientos de la pobreza con completa resignación a la Voluntad de Dios, como un hombre en ayunas que soporta el dolor del hambre y la sed en obediencia a su voluntad, tendrá derecho a la misma recompensa que se le promete a un guardián de ayunos.

Muchos y variados son los usos del ayuno, pero los pocos que he tratado de indicar anteriormente son suficientes para confirmar la verdad de las palabras del Sagrado Corán que dicen:

¡Oh creyentes! se os prescribe el ayuno, como fue prescrito a los que os precedieron, para que seáis justos.

El ayuno prescrito debe durar un número fijo de días, pero auqél de entre vosotros que esté enfermo o de viaje ayunará el mismo número de días con posterioridad; y para los que sólo pueden ayunar con gran dificultad hay una expiación: alimentar a un pobre. Y quien realiza una buena obra con obediencia voluntaria, mejor para él. Y el ayuno es bueno para vosotros, ¡sí lo supierais!

El mes de Ramadán es aquel en que se hizo descender el Corán como guía de la humanidad con pruebas claras de dirección y discernimiento. Por tanto, quienquiera de vosotros que se encuentre en casa durante este mes, que ayune allí. Pero quien esté enfermo o de viaje ayunará el mismo número de otros días. Al-lah desea daros facilidades y no desea para vosotros lo difícil, y que completéis el número de días y ensalcéis a Al-lah por haberos guiado y para que seáis agradecidos.

(El Sagrado Corán –Capítulo 2:184-186)

 

Categorías