La mujer en el Islam

agtariq
By agtariq junio 2, 2016 16:03

La mujer en el Islam

Introducción

La enseñanza islámica sobre el trato a la mujer es una de las que mayores malentendidos suscita. La mujer occidental, por lo general, considera que la mujer musulmana vive reprimida y privada de derechos. Los medios de comunicación representan a la mujer musulmana totalmente cubierta y dominada por su marido, con un estatus no superior al del esclavo cuando sorprende comprobar el hecho de que durante 1400 años la mujer musulmana ha disfrutado de derechos, que la mujer occidental aún no ha conseguido.

El Islam nos ofrece una guía para una sociedad pacífica e ideal. Para que dicha sociedad exista debe existir un sistema social que defienda los derechos y responsabilidades de cada individuo. Tal sistema generaría un equilibrio entre el papel y el estatus del hombre y de la mujer, situando a la mujer a un nivel similar al del hombre. En realidad, esta sociedad fue creada hace 1400 años por el Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él), bajo las direcciones divinas del Santo Corán.

Este escrito define los derechos que disfruta la mujer musulmana, junto con otros temas relacionados con la mujer y su lugar en la sociedad.

Trato hacia la Mujer en el Islam

Antes de exponer la posición de la mujer en el Islam, es importante entender en qué condiciones se encontraba la mujer antes de la aparición del Islam. En la Arabia pre-islámica, así como en el resto del mundo, su condición era similar a la de los esclavos o subordinados sin derecho alguno. La mujer no poseía ningún derecho sobre la propiedad o la herencia. En asuntos domésticos carecía de derechos sobre sus hijos e incluso sobre sí mismas. De hecho, podía ser puesta a la venta o abandonada por su marido arbitrariamente. No tenía opción al divorcio aún siendo víctima de abuso por parte de su marido. Las mujeres carecían de estatus en la sociedad y no eran respetadas como esposas, madres o hijas. De hecho, a las hijas se las consideraba inútiles y a menudo se les asesinaba al nacer. La educación que recibían era escasa o nula y no disfrutaban de voz ni voto en asuntos religiosos, al considerarse su capacidad limitada en el ámbito intelectual y espiritual.

Esta situación degradante aún existía en el siglo XIX en la mayor parte del mundo, incluyendo los E.E.U.U., donde la mujer comenzó a disfrutar de sus derechos básicos a comienzos del siglo XX.

Sin embargo, en la Arabia del siglo VI, la situación de la mujer cambió drásticamente con la aparición del Islam. Prácticamente de la noche a la mañana, se confirió a la  mujer derechos similares a los del hombre, situándola al mismo nivel. En el Santo Corán, Dios dice claramente que ha creado iguales a los hombres y a las mujeres:

“Él os creó de un solo ser; a partir de él creó a su compañera…” (39:7)

Este versículo por sí solo elimina cualquier trazo de inferioridad que fue impuesto a las mujeres por los hombres y por otras Escrituras. El Santo Corán, además, asegura la igualdad de la mujer a nivel espiritual, intelectual, social y económico. Los derechos de la mujer también han sido salvaguardados por el Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) al tratar él mismo a las mujeres con gran honor, amabilidad y dignidad según los mandamientos de Dios.

agtariq
By agtariq junio 2, 2016 16:03