El Jalifa del Islam ofrece un discurso histórico en la sede de la UNESCO

agtariq
By agtariq octubre 11, 2019 11:09

El Jalifa del Islam ofrece un discurso histórico en la sede de la UNESCO

  • Hazrat Mirza Masrur Ahmad pide respeto y tolerancia entre personas de diferentes creencias.
  • Su Santidad destaca la importancia de la educación para las niñas.
  • El Jalifa dice que el acceso a la educación es clave para la paz mundial.
  • Su Santidad dice que el Sagrado Corán inspira a los musulmanes hacia el avance intelectual y la búsqueda del conocimiento.
  • Su Santidad dice que no hay contradicción entre ciencia y religión.

El Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció un discurso histórico el 8 de octubre de 2019 en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en París.

Asistieron al evento más de 80 dignatarios e invitados, incluidos diplomáticos, políticos, académicos y representantes de grupos de expertos, así como líderes empresariales y otras profesiones.

Durante su discurso, el Jefe de la Comunidad Musulmana Ahmadía elogió los objetivos fundamentales de la UNESCO, que incluyeron el desarrollo de una paz sostenible, la promoción del estado de derecho, la protección de los derechos humanos, la salvaguardia del patrimonio cultural de diferentes grupos y comunidades y la búsqueda de garantizar la prosperidad futura del mundo. Posteriormente, Su Santidad dijo que hace más de 1400 años, el islam instruyó a los musulmanes a perseguir estos mismos objetivos en interés de la paz y la prosperidad de la humanidad.

Su Santidad enfatizó la importancia de la educación en toda la sociedad. Dijo que el acceso a la educación era el medio de garantizar la paz y la estabilidad y que el islam enfatizaba la importancia de garantizar que las niñas fueran educadas y se les brindaran las mismas oportunidades que los niños.

Además, Su Santidad refutó la afirmación de que el islam era una religión que no fomentaba el avance intelectual. Más bien, enfatizó cómo, desde el principio, el islam enseñó que los seres humanos deben buscar continuamente empujar los límites del conocimiento humano y que no hay contradicción entre la ciencia y la religión.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad habló sobre la importancia extrema de la educación para el establecimiento de la paz y cómo las enseñanzas del islam han sentado las bases para una sociedad modelo.

Tales enseñanzas habían motivado e inspirado a generaciones de eruditos y filósofos musulmanes que habían promovido la causa del progreso intelectual de la humanidad durante la Edad Media. Ahora, en la era moderna, fue la Comunidad Musulmana Ahmadía la que trató de aprovechar esa rica historia intelectual alentando el aprendizaje y la búsqueda del conocimiento humano.

Al principio, Su Santidad elogió los principios fundadores de la UNESCO. Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Los objetivos fundacionales de la UNESCO son excelentes y dignos de elogio. Entre sus objetivos, están fomentar la paz y el respeto, promover el estado de derecho, los derechos humanos y la educación en todo el mundo. La UNESCO también aboga por la libertad de prensa y la protección de diferentes culturas y herencias. Otro de sus objetivos declarados es erradicar la pobreza y promover el crecimiento y desarrollo global sostenible y tratar de garantizar que la humanidad deje un legado positivo del que las futuras generaciones puedan beneficiarse.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Os sorprenderá saber que las enseñanzas islámicas requieren que los musulmanes trabajen para cumplir estos mismos objetivos y se esfuercen continuamente por el progreso de la humanidad.”

Su Santidad dijo que el Sagrado Corán ha declarado que Al-lah el Todopoderoso es el “Señor de todos los mundos” y, por lo tanto, los musulmanes creen que él es el Creador y Proveedor de toda la humanidad, independientemente de su credo o color.

Como resultado, era una obligación religiosa incumbente a los musulmanes servir a la humanidad sin distinción de su origen religioso, social o étnico.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El primer capítulo del Sagrado Corán dice que Al-lah el Todopoderoso es el ‘Señor de todos los mundos’. Este versículo es fundamental para la fe islámica por la cual a los musulmanes se les enseña que Dios Todopoderoso no es solo su Señor y Proveedor, sino que Él es el Proveedor y Sustentador de toda la humanidad. Él es el misericordioso, por lo que, independientemente de la casta, credo o color, Dios Todopoderoso satisface las necesidades de su creación.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Dado esto, los verdaderos musulmanes creen firmemente que todos los humanos nacen iguales y que, independientemente de las diferencias de creencias, los valores de respeto mutuo y tolerancia deben estar firmemente arraigados en la sociedad.”

Su Santidad dijo que el Profeta del Islam, el Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) fue la manifestación perfecta de las enseñanzas del islam. Después de su migración a Medina, y bajo su liderazgo, se estableció una sociedad próspera y multicultural que continuó sirviendo de ejemplo para la humanidad.

Hablando de las razones de su migración y lo que ocurrió después, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Después de que él fundó el islam, el Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) y sus seguidores fueron sometidos a un trato brutal e inhumano por parte de los no musulmanes de la Meca, que soportaron con paciencia y moderación. Finalmente, después de sufrir años de implacable persecución, emigraron a la ciudad de Medina, donde el Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) formaron un pacto de paz entre los inmigrantes musulmanes, el pueblo judío y los demás miembros de la sociedad.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Según sus términos, los grupos divergentes se comprometieron a vivir en paz, a cumplir los derechos de los demás y a fomentar un espíritu de simpatía, tolerancia y cooperación mutuas. El Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) fue elegido como Jefe de Estado y, bajo su liderazgo, el pacto demostró ser una magnífica carta de derechos humanos y de gobierno y, aseguró la paz entre las diferentes comunidades.”

A partir de entonces, Su Santidad analizó y discutió cuidadosamente las características clave y los logros de ese primer gobierno de Medina.

Su Santidad dijo que su sistema de gobierno estaba respaldado por un sistema completamente imparcial de ley, orden y justicia, en el que todas las personas eran iguales bajo la ley de la tierra.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Profeta del Islam (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) estableció un poder judicial imparcial para la resolución de disputas. Dejó claro que no habría una ley para los ricos y poderosos y otra para los pobres y débiles. Más bien hizo que fuese un concepto revolucionario, todas las personas fueron tratadas de igual manera de acuerdo con la ley del país.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad explicó cómo el Santo Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones sean con él) estableció varios programas y esquemas diseñados para garantizar el progreso y la estabilidad de la sociedad.

Estos incluyeron el establecimiento de un sistema educativo, un sistema de impuestos diseñado para elevar los estándares de los pobres, un sistema de salud pública centrado en el saneamiento y la educación de los ciudadanos sobre la salud, un sistema de transporte y un código de conducta para la ética empresarial y financiera que conduzca a un tremendo progreso social.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Durante el siglo VII, bajo el gobierno dirigido por el Profeta del Islam (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), se hizo un progreso sorprendente en Medina para avanzar en la causa de los derechos individuales y colectivos. De hecho, por primera vez entre los árabes, se estableció una sociedad ordenada y civilizada. En muchos sentidos, era una sociedad modelo, en términos de infraestructura, servicios y, lo que es más importante, en términos de la unidad y la tolerancia mostradas en lo que era una sociedad multicultural.”

Su Santidad expresó “profunda tristeza” porque se había realizado un esfuerzo concertado en el mundo moderno para difamar el carácter del Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él).

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Santo Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones sean con él) ha sido calificado como un líder beligerante, cuando nada podría estar más lejos de la verdad. La realidad es que el Profeta del Islam (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) pasó cada momento de su vida defendiendo los derechos de todas las personas y, a través de las enseñanzas del islam, estableció una carta incomparable y atemporal de los derechos humanos.”

Su Santidad condenó a aquellos que buscaban atacar o burlarse de la religión y los Profetas de Dios.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En mi opinión, es profundamente lamentable que el principio del respeto mutuo, que es el medio para establecer el amor y la unidad, se haya sacrificado en el mundo moderno en nombre de la llamada libertad e incluso en nombre del ‘entretenimiento/ocio’. Incluso los fundadores de la religión ya no se libran de la burla y del desprecio, a pesar de que su burla causa angustia y dolor a millones de sus seguidores en todo el mundo.”

En marcado contraste con la forma en que los opositores del islam lo retrataban con frecuencia, Su Santidad explicó que el Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) fue un ejemplo intemporal de compasión y humanidad. Siempre trató de cuidar a los miembros débiles y vulnerables de la sociedad y estableció muchos planes para garantizar su bienestar.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad también habló sobre los continuos esfuerzos del Santo Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) para erradicar la esclavitud. En una época en que la esclavitud era desenfrenada y se consideraba una parte fundamental de la sociedad, el Profeta del Islam (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) trató de emancipar a los que estaban encadenados por las cadenas de la esclavitud y la servidumbre.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Profeta del Islam (que la paz y las bendiciones sean con él) abogó repetidamente por la liberación de esclavos e instruyó que, si no era posible de inmediato liberarlos, entonces, como mínimo, debían alimentarlos y vestirlos de la misma manera. cómo se alimentaban y vestían ellos mismos.”

Su Santidad dijo que otra acusación a menudo planteada es que el islam no protege los derechos de las mujeres o aboga por la discriminación entre los sexos. Sin embargo, esto era completamente falso e injusto. Desde el principio, el islam prescribió la igualdad de derechos de las mujeres y enseñó que educar a las niñas era de primordial importancia y un requisito religioso para todos los musulmanes.

Su Santidad dijo que otra acusación a menudo planteada es que el islam no protege los derechos de las mujeres o aboga por la discriminación entre los sexos. Sin embargo, esto era completamente falso e injusto. Desde el principio, el islam prescribió la igualdad de derechos de las mujeres y enseñó que educar a las niñas era de primordial importancia y un requisito religioso para todos los musulmanes.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Islam estableció los derechos de las mujeres y las niñas por primera vez. En un momento, cuando las mujeres y las niñas eran discriminadas y a menudo despreciadas, el Santo Profeta del islam instruyó a sus seguidores para garantizar que las niñas fueran educadas y respetadas. De hecho, dijo que, si una persona tuviera tres hijas a las que educara y guiara de la mejor manera, se aseguraría de entrar al Paraíso.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Basado en las enseñanzas del Profeta del Islam (la paz y las bendiciones sean con él), las niñas musulmanas áhmadis en todo el mundo son educadas y destacan en varios campos. Se están convirtiendo en médicos, maestros, arquitectos y están ingresando a otras profesiones a través de las cuales pueden servir a la humanidad.”

Respondiendo a la afirmación de que el islam es una religión que promueve la violencia o permite la violencia en nombre de la religión, Su Santidad dijo que las guerras en el período temprano del islam fueron defensivas y se pelearon como último recurso para proteger los derechos de los musulmanes y no-musulmanes por igual.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La verdad es que, como se afirma en el Sagrado Corán, se otorgó permiso para luchar (a los primeros musulmanes) para establecer y preservar los principios de libertad de creencias y libertad de conciencia para toda la humanidad. El Corán afirma que, si los musulmanes no se defendieran contra el ejército de la Meca, entonces ninguna iglesia, sinagoga, templo, mezquita o cualquier otro lugar de culto estaría a salvo porque los opositores del islam estaban decididos a eliminar todas las formas de religión.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“En realidad, si los primeros musulmanes se involucraron en la guerra, siempre fue defensivo y luchó por el bien de establecer la paz a largo plazo y proteger el derecho de todas las personas a vivir con libertad. Si hoy hay musulmanes que han adoptado tácticas extremistas o que predican la violencia, es porque han abandonado las enseñanzas del islam o las ignoran por completo.”

Al agradecer al público de la UNESCO, Su Santidad refutó la sugerencia de que el islam es una “religión arcaica y atrasada” y que no promueve el avance intelectual. Su Santidad calificó tal afirmación como “un estereotipo perezoso que se basa en la ficción más que en los hechos”.

Su Santidad presentó una amplia gama de ejemplos históricos que ilustran la contribución de los musulmanes a la causa de la iluminación intelectual.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La verdad es que el Sagrado Corán y las enseñanzas del Santo Profeta del islam (la paz y las bendiciones sean con él) inspiraron las obras de generaciones de intelectuales, filósofos e inventores musulmanes en la Edad Media. De hecho, si miramos hacia atrás más de un milenio, vemos cómo los científicos e inventores musulmanes jugaron un papel fundamental en el avance del conocimiento y el desarrollo de tecnologías que transformaron el mundo y siguen en uso hoy en día.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad mencionó contribuciones innovadoras a la medicina, la tecnología, la química, la física, la ética, la filosofía, las matemáticas, entre otras.

En esta era, fue la Comunidad Musulmana Ahmadía la que asumió el manto de promover la educación y promover la causa del progreso intelectual.

Su Santidad mencionó la distinguida contribución a la ciencia y el conocimiento humano del profesor Dr. Abdus Salam y cómo se había inspirado en su fe.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Con la gracia de Al-lah, el primer Premio Nobel musulmán fue un musulmán áhmadi, el profesor Dr. Abdus Salam, un físico eminente que ganó el Premio Nobel de Física en 1979. A lo largo de su vida, el profesor Salam habló de cómo el islam y el Santo El Corán, en particular, fue la inspiración y la luz que guió su trabajo.”

Más tarde, Su Santidad habló de los esfuerzos caritativos de la Comunidad Musulmana Ahmadía que buscaban aliviar el sufrimiento de la humanidad. También afirmó que romper el ciclo de pobreza que afectaba a generaciones de familias en naciones económicamente débiles era el medio para establecer la paz en el mundo.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En zonas remotas y pobres de África, hemos establecido escuelas primarias y secundarias y también hemos abierto hospitales y clínicas. Estamos proporcionando agua potable limpia en aldeas remotas, lo que significa que los niños tienen la libertad de ir a la escuela, en lugar de pasar sus días viajando por millas buscando recolectar agua del estanque para su uso familiar doméstico. También hemos establecido un proyecto de construcción de aldeas modelo, que incluyen salas comunitarias, acceso a agua limpia, infraestructura de energía solar y varias otras instalaciones.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Cuando, por simpatía humana, buscamos erradicar la pobreza y la miseria, también consideramos que es la clave para desarrollar una paz sostenible en el mundo.”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo, además:

“Solo si las personas tienen comida para comer, agua para beber, refugio, educación para sus hijos y atención médica podrán vivir en paz y escapar de las garras mortales de la frustración y el resentimiento que llevan a las personas hacia el extremismo. Todos estos son derechos humanos básicos y, por lo tanto, hasta que no ayudemos a las personas a huir de la pobreza y la miseria, no veremos la verdadera paz en el mundo.”

Concluyendo, Su Santidad pidió un cambio en las prioridades de la humanidad.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Al final, rezo con todo mi corazón para que la humanidad abandone la codicia y abandone la búsqueda de intereses personales estrechos y, en cambio, se concentre en aliviar el dolor y la angustia de quienes sufren en el mundo. Amen.”

Antes del discurso de apertura, varios oradores distinguidos subieron al escenario y hablaron de su admiración por la Comunidad Musulmana Ahmadía y sus esfuerzos por propagar el mensaje de paz del islam en todo el mundo, así como su compromiso de servir a la humanidad.

El embajador Oumar Keïta, delegado de Malí ante la UNESCO, dijo:

“Su Santidad, el Jalifa (Hazrat Mirza Masrur Ahmad), saludamos todas las contribuciones que ha hecho (en Malí), como la construcción de hospitales, mezquitas y escuelas y los diversos proyectos que ha establecido a través de Humanity First. Su Santidad, yo le felicito por el mensaje de paz que propaga, consolida nuestra sociedad en Malí y está en línea con los ideales de la UNESCO.”

El consejero religioso del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jean Christophe Auge, dijo:

“Estoy feliz de dar la bienvenida a Su Santidad el Jalifa (Hazrat Mirza Masrur Ahmad) hoy aquí. Estamos muy familiarizados con lo que el Jalifa y la Comunidad Musulmana Ahmadía representan tanto en este país como en todo el mundo. Me gustaría saludar la visita de Su Santidad a este país y les deseo mucho éxito en esta visita.”

El Director de la Junta Consultiva de Religión Central del Ministerio del Interior de Francia, Sr. Clément Rouchouse, dijo:

“Estoy muy contento de estar aquí hoy para saludar al Jalifa a la visita de la Comunidad Musulmana Ahmadía de Francia. Me gustaría darle la bienvenida a Francia en este país que tiene la tradición de acoger a diferentes religiones basadas en el principio del laicismo.”

El alcalde de Eaubonne, Guillaume Dublineau, dijo:

“A pesar de las diferencias en colores, culturas e idiomas, todos seguimos los mismos principios donde sea que vivamos y en cualquier ciudad que estemos.

Aspiramos a vivir en paz y justicia, con tolerancia y compartiendo nuestros valores. Me gustaría alabar a la Comunidad Musulmana Ahmadía, ya que es una comunidad que trae amor y calidez, pero también amistad y hermandad.”

El Presidente del Memorial de la OTAN, Willy Breton, también habló y elogió a la Comunidad Musulmana Ahmadía por sus continuos esfuerzos para promover la paz.

El secretario nacional de asuntos exteriores de la Comunidad Musulmana de Ahmadía de Francia, el Sr. Asif Arif, dio una introducción a la Comunidad Musulmana Ahmadía y al Mesías prometido (la paz sea con él).

El evento concluyó con una oración silenciosa dirigida por Su Santidad.

Después del evento, los invitados pudieron reunirse personalmente con Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad.

Todos reconocieron su aprecio por el discurso de apertura y reflexionaron sobre los diversos puntos hechos por Su Santidad en defensa del islam y por el bien de la paz y la estabilidad del mundo.

agtariq
By agtariq octubre 11, 2019 11:09