La abeja de la miel: un ejemplo del diseño inteligente

agtariq
Por agtariq mayo 19, 2020 07:00

La abeja de la miel: un ejemplo del diseño inteligente

¿Cómo puede concebir la aplicación de los principios darwinianos el mecanismo interno de la abeja sin un diseñador con un propósito específico en mente?

Es igualmente incomprensible el como han podido los genes crear la abeja con todas sus fantásticas maravillas de comportamientos. ¿Puede algún científico explicar cómo este mecanismo interno evolucionó gradualmente con todas sus habilidades funcionales? La forma en que ve, la forma en que sus ojos y visión se modelan al unísono con el mundo exterior de flores y frutas es, en sí mismo, un gran desafío para los naturalistas que niegan el diseño inteligente. ¿Qué fuerzas, si las hay, les dan forma y cómo podrían haberse desarrollado lentamente por sí mismas? Eso no es todo lo que hace. La forma en que construye su panal y recolecta material para él también requiere mucha explicación por parte de los naturalistas. Solo encontrar material, es algo común a todos los animales vivos, pero crear ese material para un propósito preciso es raro. Esto es exactamente lo que hace la abeja.

«Las fibras de cera se eliminan por la primera articulación tarsal agrandada de la pata trasera a través de cuatro glándulas emparejadas en la parte inferior del abdomen y se pasan hacia adelante para usarse para la construcción a través de las patas delanteras y las mandíbulas … La cera se mezcla con saliva y se amasa para una mayor consistencia y grado de plasticidad adecuados para moldearlos mejor». 23

¿Por qué un insecto con una mente que no puede concebir las complejidades científicas del mundo material de repente comienza a emplearlo para su propio beneficio? Por lo tanto, alguien que si lo conocía debe haber desarrollado lenta y gradualmente la mente de la abeja, así como su conocimiento intuitivo de cómo debe construir su vivienda y qué material debe emplearse. Pero hay mucho más en esto de lo que parece. Las celdas de las cuales se construye el panal son todas hexagonales con paredes que se encuentran exactamente a 120 grados.

“El panal en sí es una de las maravillas de la arquitectura animal. Consiste en una matriz regular consecutiva de celdas hexagonales, dispuestas en series paralelas, cada panal a una distancia precisa de su vecino.” 24

Las abejas muestran habilidades de ingeniería fantásticas y su construcción da la impresión de que han sido equipadas con los instrumentos de medición más sofisticados:

“La precisión y resistencia de la construcción de un nuevo panal es extraordinaria. Por ejemplo, el grosor de la pared celular es de 0.073 ± 0.002 mm, el ángulo entre las paredes celulares adyacentes es exactamente 120 °, y cada panal generalmente se construye a 0.95 cm de su vecino.” 25

Nacidos de huevos similares, los descendientes se dividen en tres grupos profesionales diferentes; las reinas, los trabajadores y los zánganos. La reina es capaz de poner miles de huevos en un día.

“La reina, como su nombre indica, gobierna sobre la colmena, rodeada de asistentes y alimentada con la rica comida que necesita para realizar sus pocas, pero cruciales tareas en la colonia. Sus delgadas curvas ocultan los enormes ovarios que la convierten en una máquina extraordinaria para poner huevos, capaz de poner miles de huevos al día, y su comportamiento tranquilo oculta sus poderosas feromonas, señales químicas para los trabajadores que controlan muchos de sus comportamientos y proporcionan parte del vínculo social que mantiene unida la vida de las abejas melíferas.” 26

Los zánganos que también son alimentados especialmente por las abejas obreras tienen fuertes cuerpos masculinos. Solo realizan una función: aparearse con la reina, después de lo cual mueren.

La parte principal de la colonia consiste en abejas obreras que recolectan polen y hacen miel. También se colocan alrededor del borde, siempre vigilantes, siempre listos para defender la colonia. Sin embargo, su capacidad funcional para volar en un instante depende de la temperatura de su cuerpo, que debe mantenerse a 35 ° C. La temperatura no es un problema en el centro del panal, que está protegido desde todos los lados, pero en el borde su temperatura comienza a descender debido a los efectos del aire libre. Contrarrestan este problema abanicando sus alas de vez en cuando para crear energía de fricción.

La colmena de abejas, cuando se construye en los huecos de los árboles o en cuevas estrechas, tiene una sola entrada para que el aire no pueda ventilarlo y el nivel de dióxido de carbono y otros gases en el aire no se puede mantener automáticamente. El dióxido de carbono tiende a aumentar en proporción, amenazando la supervivencia de las abejas. Para compensar este peligro, las abejas obreras se mueven, grupo por grupo, hacia la salida y se sientan allí en una posición con las colas hacia afuera. En esa posición, baten rápidamente sus alas para que el aire fresco expulse el aire rancio. Lo hacen durante 10 segundos y son reemplazados por otro grupo de trabajadores, si es necesario. Repiten la misma hazaña cuando la temperatura sube más de 35 ° C. La repetición de esta ventilación en esos momentos logra controlar en gran medida la temperatura. Comienzan a abanicarse simultáneamente y se detienen sincrónicamente. Además de la ventilación, transportan agua en lugar de néctar al panal y lo depositan alrededor de las celdas que contienen larvas sensibles al calor.

La elección de la dieta de las abejas, la forma en que cada gota de miel se crea a partir del néctar floral, cómo se debe mezclar la saliva para proporcionarle la viscosidad que requiere para convertirse en miel, es una maravilla en sí misma. Tienen que sacar su lengua repetidamente por cada pequeña mancha de esta mezcla en su lengua para finalmente madurarla. Por cada gota de miel así creada, tienen que hacer salidas repetidas al campo en busca de néctar. Esto continúa día tras día hasta que llenen la sección del panal que está reservada específicamente para este propósito. De alguna manera saben cómo diferenciar entre la miel ordinaria y la jalea real, que fabrican por completo para que la reina se alimente. La jalea real tiene esa calidad especial que proporciona a la reina la energía reproductiva para la rápida puesta de huevos. Cada día, la reina puede poner huevos iguales a su peso corporal, que es mucho más que el peso corporal de las abejas comunes. Una vez más, la jalea real tiene la extraña calidad de aumentar la edad de la reina cien veces más que la de las abejas comunes. La colonia entera de unos ochenta mil individuos es súbita de la reina. Las monarquías humanas jamás pudieron mostrar una disciplina mejor.

Además de las tareas mencionadas anteriormente, tiene que haber un sistema de vigilancia, con trabajadores competentes, para encontrar nuevos lugares adecuados para la próxima colmena que se construirá cuando se abandone la antigua colmena. Las abejas que realizan esta tarea y la manera en que lo hacen debe ser una de las mayores maravillas de la vida. Se extienden en busca de sitios adecuados bien protegidos que también deben estar cerca de algunos campos ricos de néctar. Dichos sitios pueden estar ubicados a diferentes distancias de los campos florales y pueden ser comparativamente más o menos adecuados para la nueva colmena que se construirá. Comparar y analizar toda la información aportada por las diferentes abejas inspectoras tiene que ser realizada de alguna manera por la reina para juzgar los méritos comparativos del sitio de su próxima colmena. Las abejas inspectoras transmiten esta información a la reina de una manera que vence por completo la comprensión. De hecho, este ejercicio es único en todo el reino animal. Debe de haber desconcertado las mentes de los científicos naturales más avanzados en cuanto a cómo este extraño sistema de comunicación podría haber surgido sin un diseñador y un ejecutor. ¿Pero alguna vez reflexionan sobre estas cosas?

Cada topógrafo cuando regresa a la colonia realiza un baile fantástico. Alineándose en una dirección precisa, comienza a bailar y transmite todos estos mensajes a través de este baile y su postura direccional a la reina. La información que comunica el baile no podría transmitirse mejor o de forma más precisa en lenguaje humano. Le dice a la reina lo que ha visto, dónde lo ha visto, lo lejos que está y qué a cuanta distancia de ese sitio hay un campo floral adecuado. Transmite la distancia desde la colmena hasta el nuevo sitio y desde el nuevo sitio hasta el campo floral. También describe el sitio en sí con perfecto detalle, lo bien que está protegido de la interferencia natural, ya sea un árbol hueco, una grieta en una roca o un hueco en el tallo de un árbol bien rodeado de ramas protectoras. Cada topógrafo toma su turno y la reina espera hasta que todos hayan terminado. Solo entonces decide qué hacer y vuela en la dirección exacta del sitio que ha elegido. Cómo se finaliza la transferencia y finalmente se construye una nueva colonia es otra historia fantástica.

Finalmente, debemos mencionar cómo las abejas y los panales se mantienen higiénicamente de una manera que avergüenza a los hospitales y clínicas modernas. En marcado contraste con el mosquito, el notorio portador de virus y gérmenes, los investigadores descubrieron que la abeja no portaba virus ni gérmenes en su cuerpo. Habiendo quedado completamente sorprendidos, lanzaron un nuevo programa de investigación para descubrir por qué era así. Esto reveló una increíble historia de cómo las abejas fabrican su propio material desinfectante al recolectarlo de ciertas resinas de plantas, ahora conocidas como propóleos. Este material tiene la sorprendente cualidad de destruir todas las bacterias y virus. Las abejas que han construido sus panales pegan este material en el borde de todo el panal. Cada abeja cuando regresa al panal pisa primero en ese borde para que todos los virus y bacterias que se hayan adherido a sus pequeños pies sean destruidos por el propóleo antes de ingresar a la colmena.

Hemos tratado la abeja con algún detalle aquí, principalmente porque el Sagrado Corán menciona específicamente a la abeja de una manera que debería resolver el enigma de la vida para los naturalistas. Hemos seleccionado el caso de la abeja para que reflexionen y busquen en todas partes identificar las fuerzas creativas que las modelaron. Por supuesto, los naturalistas que se especializan en este tema saben mucho más que nosotros acerca de la abeja y su mundo complejo. Siendo sinceros, dudamos de que puedan achacar al azar el caso de la abeja y las maravillas relacionadas.

Que se rindan y admitan que tiene que haber un creador. En el Sagrado Corán es ese Creador quien habla y resuelve los misterios de la vida de una vez por todas. Con referencia a la abeja, la declaración coránica es la siguiente:

وَ اَوۡحٰی رَبُّکَ اِلَی النَّحۡلِ اَنِ اتَّخِذِیۡ مِنَ الۡجِبَالِ بُیُوۡتًا وَّ مِنَ الشَّجَرِ وَ مِمَّا یَعۡرِشُوۡنَثُمَّ کُلِیۡ مِنۡ کُلِّ الثَّمَرٰتِ فَاسۡلُکِیۡ سُبُلَ رَبِّکِ ذُلُلًا ؕ یَخۡرُجُ مِنۡۢ بُطُوۡنِہَا شَرَابٌ مُّخۡتَلِفٌ اَلۡوَانُہٗ فِیۡہِ شِفَآءٌ لِّلنَّاسِ ؕ اِنَّ فِیۡ ذٰلِکَ لَاٰیَۃً لِّقَوۡمٍ یَّتَفَکَّرُوۡنَ

Y tú Señor inspiró a la abeja, diciéndole: “Hazte casas en las colinas, en los árboles y en los enrejados que ellos construyen. Come luego de todo tipo de fruta, y sigue humildemente los caminos prescritos por tu Señor” De sus vientres sale una bebida de diversas tonalidades. En ella hay una cura para el hombre. En verdad en ello hay un signo para las gentes que reflexionan. 27

De todos los insectos que impregnan el mundo, Dios ha elegido solo este para demostrar que cuando se comunica con un animal que pertenece a una especie ordinaria, como se eleva su estado más allá de la comparación con los otros miembros de la misma especie. Después de todo, ¿qué es una abeja sino una mosca? ¡Pero qué mosca! Es solo después de que el mensaje se entregara a la abeja en la etapa más temprana de su creación y se imprimiera un lenguaje intuitivo en sus genes que comenzó a funcionar como lo hace. No tiene que realizar sus funciones con un control consciente de su mente. Los genes que le enseñan qué hacer, no tienen mente propia. Pero el que los creó tiene una mente y los genes simplemente funcionan como esclavos de su mandato. Él mismo ha hablado para demostrarle al mundo que cuando elige específicamente incluso un insecto insignificante, se vuelve supremo en todo el mundo de los insectos. Se convierte en una fuente de curación, a diferencia de otros insectos que transmiten y expanden enfermedades. Son polos opuestos en su función de la vida.

En cuanto a las propiedades curativas de la miel, esta es una investigación en curso y los investigadores que ya han descubierto algunas cosas maravillosas al respecto esperan aún mucho más por revelar. Lo que la ciencia médica ha identificado hasta ahora se resume en lo siguiente:

«Actualmente, el tratamiento con miel se usa para enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares, pulmonares, renales, de la piel y neurales de la cavidad oral, el oído, la garganta, nariz, afección inflamatoria de los genitales femeninos y del cuello uterino.” 28

Una cualidad curativa de la miel que los científicos británicos han descubierto para su asombro es su capacidad para curar las llagas oculares que de otra forma se considerarían incurables. Muchos pacientes han sido salvados de la ceguera total gracias a su aplicación.

«Los pacientes con blefaritis ulcerosa y blefaroconjuntivitis, bajo la influencia de la miel experimentaron que el picor y la sensación de arena en el ojo desaparecieron; el enrojecimiento de las conjuntivas se redujo o desapareció, las úlceras de los bordes de los párpados, la epitelización de las erosiones y las úlceras se redujeron durante el tratamiento. En los pacientes que sufrían procesos distróficos, como resultado del tratamiento con miel, la epitelización corneal mejoró, la fotofobia desapareció y la vista mejoró».

¿No hay un mensaje en esto para que reflexionen los naturalistas? Esa es la pregunta que nos hacemos.

El artículo es una traducción del artículo «The ‘Blind Watchmaker’ Who Is Also Deaf and Dumb (continued 2)» del libro Revelation, Rationality, Knowledge and Truth» escrito por Hazrat Mirza Tahir Ahmad.

Referencias

  1. WINSTON, M.L., (1991) The Biology of the Honey Bee. Harvard University Press, London, p.83
  2. WINSTON, M.L., (1991) The Biology of the Honey Bee. Harvard University Press, London, p.81
  3. WINSTON, M.L., (1991) The Biology of the Honey Bee. Harvard University Press, London, p.83
  4. WINSTON, M.L., (1991) The Biology of the Honey Bee. Harvard University Press, London, p.1
  5. Traducción del Corán: 16:69–70
  6. MOZHERENKOV, V.P., SHUBINA, L.F. (1982) Use of Honey In Treating Eye Diseases—Translation of Russian Article: Feldsher Akush.
agtariq
Por agtariq mayo 19, 2020 07:00

Categorías